La cultura mexicana esta llena de enigmáticos relatos conocidos como leyendas, cargadas de esa magia y misticismo. Algunos hasta forman parte de la historia o cultura de México; como el caso de los aluxes o alux’Obs que se habla de que son seres que habitan en las selvas al sur de país desde los tiempos de la cultura maya, donde eran sumamente venerados ya que hacían compañía a los gobernantes en los Juegos de Pelota, participaban en danzas y llevaban a cabo labores administrativas como controlar la calidad de los productos y recibir impuestos. Así, su presencia dentro de la cultura maya iba más allá de lo místico para ser fundamental.

Se decía que fueron los primeros pobladores de la Tierra y llegaron a ser tan venerados que hay representaciones suyas en templos mayas como el de Yaxchilán en Chiapas y Nohoch Mul en Quintana Roo, donde se busco plasmar su apariencia que se dice que es de estatura diminuta, rasgos de anciano indígena.

También se cree que muchos los visualizaban como ídolos y por ello los brujos mayas negociaban creando figuras de estos seres usando materiales e ingredientes únicos como el barro virgen extraído de cuevas donde nunca hubiese entrado una mujer, además de nueve gotas de sangre de la persona que iba a ser el dueño…Muy loco, ¿No crees?, pero lo hacían con la finalidad de crear una alianza real entre el humano y la criatura pues a pesar de que se colocaban en altares, se tenia la creencia de que por las noches el alux tomaba vida y se encargaba de cuidar las propiedades del dueño.

En la actualidad el mito prevalece y hay algunos creyentes (principalmente habitantes de sangre maya) que afirman que en lo profundo de los lagos, selvas y cenotes al sureste de México aún se manifiestan con sonidos, arrojando piedras, riendo o cambian las cosas de lugar cuando alguien invade su antiguo territorio; pues es una muestra de fidelidad hacia sus amos (Aunque ya no estén) y de amor hacia la madre naturaleza.

Si cruzaste a línea e hiciste enojar a algún alux al invadir su territorio, no temas o huyas, pues lo recomendable es brindarle ofrendas que contengan pozol y maíz, pues son elementos básicos de la alimentación maya que prevalecen y seguro evitarán que te cause más molestias; aunque igual lo puedes hacer por simple gusto pues muchos visitantes y viajeros procuran dejar pequeñas ofrendas en sitios donde se habla de la posible presencia de estos seres.

Así, se mantiene viva esta leyenda  en México, que forma parte de una línea interminable de relatos que se cuentan a lo largo de cada rincón del país y que forman parte de la riqueza cultural del país.

-Jessica Vargas

La cultura mexicana esta llena de enigmáticos relatos conocidos como leyendas, cargadas de esa magia y misticismo. Algunos hasta forman parte de la historia o cultura de México; como el caso de los aluxes o alux’Obs que se habla de que son seres que habitan en las selvas al sur de país desde los tiempos de la cultura maya, donde eran sumamente venerados ya que hacían compañía a los gobernantes en los Juegos de Pelota, participaban en danzas y llevaban a cabo labores administrativas como controlar la calidad de los productos y recibir impuestos. Así, su presencia dentro de la cultura maya iba más allá de lo místico para ser fundamental.

Se decía que fueron los primeros pobladores de la Tierra y llegaron a ser tan venerados que hay representaciones suyas en templos mayas como el de Yaxchilán en Chiapas y Nohoch Mul en Quintana Roo, donde se busco plasmar su apariencia que se dice que es de estatura diminuta, rasgos de anciano indígena.

También se cree que muchos los visualizaban como ídolos y por ello los brujos mayas negociaban creando figuras de estos seres usando materiales e ingredientes únicos como el barro virgen extraído de cuevas donde nunca hubiese entrado una mujer, además de nueve gotas de sangre de la persona que iba a ser el dueño…Muy loco, ¿No crees?, pero lo hacían con la finalidad de crear una alianza real entre el humano y la criatura pues a pesar de que se colocaban en altares, se tenia la creencia de que por las noches el alux tomaba vida y se encargaba de cuidar las propiedades del dueño.

En la actualidad el mito prevalece y hay algunos creyentes (principalmente habitantes de sangre maya) que afirman que en lo profundo de los lagos, selvas y cenotes al sureste de México aún se manifiestan con sonidos, arrojando piedras, riendo o cambian las cosas de lugar cuando alguien invade su antiguo territorio; pues es una muestra de fidelidad hacia sus amos (Aunque ya no estén) y de amor hacia la madre naturaleza.

Si cruzaste a línea e hiciste enojar a algún alux al invadir su territorio, no temas o huyas, pues lo recomendable es brindarle ofrendas que contengan pozol y maíz, pues son elementos básicos de la alimentación maya que prevalecen y seguro evitarán que te cause más molestias; aunque igual lo puedes hacer por simple gusto pues muchos visitantes y viajeros procuran dejar pequeñas ofrendas en sitios donde se habla de la posible presencia de estos seres.

Así, se mantiene viva esta leyenda  en México, que forma parte de una línea interminable de relatos que se cuentan a lo largo de cada rincón del país y que forman parte de la riqueza cultural del país.

-Jessica Vargas