Estuvimos de visita por Vallarta y si algo nos recomendaron mucho, fue no dejar pasar la oportunidad de conocer las playas de Yelapa y Majahuitas. 

La verdad no tuvieron que insistirnos mucho, pues nos encanta aventurarnos por  México desde distintas experiencias. Por lo que en cuanto supimos que estos eran los destinos ideales para practicar deportes acuáticos como kayak, snorkel o paddle board, no lo pensamos dos veces para correr a empacar las toallas, el traje de baño y algunas mudas de ropa extra para lanzarnos a explorar estos destinos en un día; justo el tiempo suficiente para disfrutarlo al máximo.

Empezó el día. Madrugamos y a muy temprana hora nos encontrábamos en la marina listos para pagar nuestro impuesto marítimo (baratísimo por cierto, solo 28 pesos por persona) para tomar una embarcación con destino hacia Playa Majahuitas. Entre tanto ambiente y actitud de fiesta durante nuestro recorrido, no hubo oportunidad para el aburrimiento y el tiempo se paso volando, tanto que cuando menos pensamos ya nos encontrábamos en el destino.

Una vez que llegamos, nos fuimos directamente a recargar combustible, y no, no hablamos de el de la embarcación, sino el nuestro pues disfrutamos de un delicioso desayuno tipo continental para que después nuestro guía nos hiciera entrega del equipo necesario para lanzarnos al mar a practicar snorkel y maravillarnos con toda la especie marina que hay en la zona; nosotros optamos por esta opción pero hubo otras personas que prefirieron explorarlo en kayak e igual se veían divertidísimos. 

Después de un buen rato disfrutando, tomamos la embarcación de nuevo, ahora con rumbo a nuestra segunda parada, sí, ¡La playa Yelapa! 

Aquí comenzamos tomando un breve descanso, mientras disfrutábamos de una caminata por el pueblito en medio de un ambiente tropical.  Y como el snokel nos cansó muchísimo pero también nos abrió el apetito, nos lanzamos al club de playa a degustar de un rico ceviche de pescado fresco para después tomar el sol un rato mientras; la verdad ya estábamos ansiosos por ponernos a practicar paddle board, pero había que tomar un tiempo para la digestión, recuerden que la seguridad es primero, muchachos. 

La verdad es que después de eso la pasamos increíble y terminamos un poco agotados pero ¡Que no pare la fiesta! Pues a pesar de esto, a nuestro regreso tuvimos barra libre nacional a bordo de la embarcación y vaya que la disfrutamos. Además nos explicaron que guardaron lo mejor hasta el final debido a cuestiones de seguridad en las actividades que realizamos a lo largo del día, 

Así que si este tipo de deportes te encantan tanto como a nosotros, te recomendamos esta visita totalmente. 

– Jessica Vargas

Estuvimos de visita por Vallarta y si algo nos recomendaron mucho, fue no dejar pasar la oportunidad de conocer las playas de Yelapa y Majahuitas. 

La verdad no tuvieron que insistirnos mucho, pues nos encanta aventurarnos por  México desde distintas experiencias. Por lo que en cuanto supimos que estos eran los destinos ideales para practicar deportes acuáticos como kayak, snorkel o paddle board, no lo pensamos dos veces para correr a empacar las toallas, el traje de baño y algunas mudas de ropa extra para lanzarnos a explorar estos destinos en un día; justo el tiempo suficiente para disfrutarlo al máximo.

Empezó el día. Madrugamos y a muy temprana hora nos encontrábamos en la marina listos para pagar nuestro impuesto marítimo (baratísimo por cierto, solo 28 pesos por persona) para tomar una embarcación con destino hacia Playa Majahuitas. Entre tanto ambiente y actitud de fiesta durante nuestro recorrido, no hubo oportunidad para el aburrimiento y el tiempo se paso volando, tanto que cuando menos pensamos ya nos encontrábamos en el destino.

Una vez que llegamos, nos fuimos directamente a recargar combustible, y no, no hablamos de el de la embarcación, sino el nuestro pues disfrutamos de un delicioso desayuno tipo continental para que después nuestro guía nos hiciera entrega del equipo necesario para lanzarnos al mar a practicar snorkel y maravillarnos con toda la especie marina que hay en la zona; nosotros optamos por esta opción pero hubo otras personas que prefirieron explorarlo en kayak e igual se veían divertidísimos. 

Después de un buen rato disfrutando, tomamos la embarcación de nuevo, ahora con rumbo a nuestra segunda parada, sí, ¡La playa Yelapa!

Aquí comenzamos tomando un breve descanso, mientras disfrutábamos de una caminata por el pueblito en medio de un ambiente tropical.  Y como el snokel nos cansó muchísimo pero también nos abrió el apetito, nos lanzamos al club de playa a degustar de un rico ceviche de pescado fresco para después tomar el sol un rato mientras; la verdad ya estábamos ansiosos por ponernos a practicar paddle board, pero había que tomar un tiempo para la digestión, recuerden que la seguridad es primero, muchachos. 

La verdad es que después de eso la pasamos increíble y terminamos un poco agotados pero ¡Que no pare la fiesta! Pues a pesar de esto, a nuestro regreso tuvimos barra libre nacional a bordo de la embarcación y vaya que la disfrutamos. Además nos explicaron que guardaron lo mejor hasta el final debido a cuestiones de seguridad en las actividades que realizamos a lo largo del día, 

Así que si este tipo de deportes te encantan tanto como a nosotros, te recomendamos esta visita totalmente. 

– Jessica Vargas