Al sur de México se encuentra un paraíso compuesto por ruinas arqueológicas y un paraíso natural lleno de historia, sí, estamos hablando de la Riviera Maya, un referente que se ha convertido en el destino favorito de muchos turistas a nivel internacional. 

Pero, ¿Te imaginas explorar gran parte del encanto de la Riviera Maya en un día? bien sabemos que el encanto de este pedacito de México es infinito y que explorarlo por completo nos llevaría toda una vida. Sin embargo,  para nosotros no hay imposibles por lo que decidimos trazar una ruta que nos permitiera explorar en un solo día parte de los principales destinos referentes a esta zona; ¡Sí! Fue posible y la experiencia fue excepcional, disfrutando al máximo cada visita. acompáñanos y déjanos contarte un poco más sobre nuestro viaje.

Primera parada, la maravillosa ciudad maya de Tulum, las únicas ruinas en Latinoamérica a pie de playa y probablemente unas de las más bonitas también. No pierdas la oportunidad de empaparte con la cultura de nuestros ancestros y  conocer más sobre la construcción de este lugar que se baso en el concepto de las “cuatro esquinas” haciendo referencia a los puntos cardinales, buscando representar un mundo ordenado hecho para hombres y dioses por igual…Interesante, ¿No? Además como si su historia no fuera suficiente, a este lugar lo acompaña un paisaje sin igual. Pues se encuentra a pie de un inmenso mar turquesa, así que no pierdas más el tiempo y aventúrate a conocer esta ciudad.

Ya que andamos entre zonas arqueológicas, nuestra segunda visita fue a 40 kilómetros de Tulum; en medio de la selva encontramos las ruinas de Cobá. Un yacimiento arqueológico también de la cultura maya donde encontramos la pirámide más alta de Yucatán a la que además ¡Podemos subir! Claro, eso si no le temes a las alturas, claro. Aquí podrás alquilar una bicicleta para ahorrar tiempo al realizar tu recorrido pues hay 45 caminos que unen los distintos conjuntos arquitectónicos, así puedes irte haciendo una idea de la distancia que se puede llegar a recorrer, aventúrate a explorar lo más que puedas esos caminos y date la oportunidad de conectar con la naturaleza. 

Después de estas dos visitas, terminamos exhaustos y con muchísimo calor, pero siempre con entusiasmo por seguir explorando México, por eso llego el turno de echarnos un chapuzón y lanzarnos a conocer el cenote maya Multum Ha (de los cientos que hay en México), donde tuvimos la oportunidad de nadar en sus aguas cristalinas, y solo podemos decir que es una experiencia única donde podrás llenarte de energía positiva.

Como el día es largo, aún nos quedaba algo de tiempo y aprovechamos para lanzarnos a Playa del Carmen, aquí se respira el buen ambiente desde que se llega. Un clima tropical ideal para dar un paseo por la ciudad, comenzamos por visitar el icónico Parque de los fundadores, que es una visita más que obligada en nuestro paso por este paraíso y que abre paso a la famosa Quinta Avenida, una callecita llena de bares, restaurantes y tiendas donde pudimos divertirnos muchísimo y comprar uno que otro recuerdito de nuestro viaje. 

Así concluyó nuestra exploración del día, donde terminamos más que satisfechos y enamorados de la Riviera Maya.

Y tu, ¿Te vas a animar a explorarla?

– Jessica Vargas

Al sur de México se encuentra un paraíso compuesto por ruinas arqueológicas y un paraíso natural lleno de historia, sí, estamos hablando de la Riviera Maya, un referente que se ha convertido en el destino favorito de muchos turistas a nivel internacional. 

Pero, ¿Te imaginas explorar gran parte del encanto de la Riviera Maya en un día? bien sabemos que el encanto de este pedacito de México es infinito y que explorarlo por completo nos llevaría toda una vida. Sin embargo,  para nosotros no hay imposibles por lo que decidimos trazar una ruta que nos permitiera explorar en un solo día parte de los principales destinos referentes a esta zona; ¡Sí! Fue posible y la experiencia fue excepcional, disfrutando al máximo cada visita. acompáñanos y déjanos contarte un poco más sobre nuestro viaje.

Entre las diversa lista de cosas que puedes hacer ahí, se encuentran ocho tirolesas a una altura de 100 metros, desde donde por más de 814 metros podrás disfrutar de increíbles vistas que seguramente te dejarán maravillado. Eso sí, si eres de los que le temen a las alturas…mejor ni lo intentes. Pero no te desanimes, la diversión está al alcance de todos, ya que como te platicaba hay muchas más actividades que puedes realizar.

Ya que andamos entre zonas arqueológicas, nuestra segunda visita fue a 40 kilómetros de Tulum; en medio de la selva encontramos las ruinas de Cobá. Un yacimiento arqueológico también de la cultura maya donde encontramos la pirámide más alta de Yucatán a la que además ¡Podemos subir! Claro, eso si no le temes a las alturas, claro. Aquí podrás alquilar una bicicleta para ahorrar tiempo al realizar tu recorrido pues hay 45 caminos que unen los distintos conjuntos arquitectónicos, así puedes irte haciendo una idea de la distancia que se puede llegar a recorrer, aventúrate a explorar lo más que puedas esos caminos y date la oportunidad de conectar con la naturaleza. 

Después de estas dos visitas, terminamos exhaustos y con muchísimo calor, pero siempre con entusiasmo por seguir explorando México, por eso llego el turno de echarnos un chapuzón y lanzarnos a conocer el cenote maya Multum Ha (de los cientos que hay en México), donde tuvimos la oportunidad de nadar en sus aguas cristalinas, y solo podemos decir que es una experiencia única donde podrás llenarte de energía positiva.

Como el día es largo, aún nos quedaba algo de tiempo y aprovechamos para lanzarnos a Playa del Carmen, aquí se respira el buen ambiente desde que se llega. Un clima tropical ideal para dar un paseo por la ciudad, comenzamos por visitar el icónico Parque de los fundadores, que es una visita más que obligada en nuestro paso por este paraíso y que abre paso a la famosa Quinta Avenida, una callecita llena de bares, restaurantes y tiendas donde pudimos divertirnos muchísimo y comprar uno que otro recuerdito de nuestro viaje. 

Así concluyó nuestra exploración del día, donde terminamos más que satisfechos y enamorados de la Riviera Maya.

Y tu, ¿Te vas a animar a explorarla?


– Jessica Vargas